domingo, junio 20, 2021
Camaleónica
Area Politica - 1200x300
1200-X-300
Area Politica - 1200x300
previous arrow
next arrow
Inicio Área de Opinión Colombia y un escenario muy similar al de Venezuela en 1989

Colombia y un escenario muy similar al de Venezuela en 1989

Por: Massiel Martínez*

Una sociedad cansada que necesita un cambio. Harta de la corrupción, la pobreza, las diferencias sociales y la falta de oportunidades. Colombia y Venezuela son dos pueblos hermanos que han exigido lo mismo, en dos momentos históricos diferentes.

Luego de vivir por años bajo el yugo de la Dictadura del General Marcos Pérez Jiménez, Venezuela finalmente conoce la democracia y pasa a ser gobernada durante 40 años por dos grupos políticos, Acción Democrática (AD) y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI).

En una alternancia casi consensuada, cada 4 años el poder era tomado por un representante de uno de estos partidos y fue en estos años dorados en los que el vecino país llegó a conocerse como la «Venezuela Saudita» debido al auge económico en el que se encontraba.

Sin embargo, como nada dura para siempre, llegaron los años 80 y la bonanza terminó debido a la caída mundial de los precios del petróleo y al manejo indebido de la rentas del Estado.

El desempleo, el costo de la vida y la deuda externa comenzaron a subir, todo esto trayendo como consecuencia que en el año 1989 el entonces Presidente de la República de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, decretara “El Paquetazo”, un conjunto de medidas económicas destinadas a paliar la crisis en la que se encontraba el país.

Entre ellas y siendo un detonante, el aumento del precio de la gasolina, lo que ocasionó lógicamente un aumento del pasaje del transporte público, precios excesivos asumidos por los comerciantes y desabastecimiento, resultando en un fuerte descontento popular hoy conocido como ‘El Caracazo’.

Este fue una revuelta popular de múltiples y violentas manifestaciones y saqueos que llevaron al Presidente Pérez a tomar la decisión de “sacar el ejército a las calles”.

Y como era de esperarse, al contrario de calmar los ánimos, la violencia se incrementó y la imagen del Gobierno Nacional ahora violador de Derechos Humanos quedó completamente destruida.

Es así como en 1992, el entonces Teniente Coronel de las Fuerzas Armadas Naciones, Hugo Chávez, lidera un intento de Golpe de Estado contra Pérez dejando un importante número de muertos y heridos, bajo la premisa de representar los deseos e intereses de un pueblo cansado y hambriento.

Esta sería su bandera política, luego de obtener el indulto que daría fin a sus días en prisión e iniciar la campaña que lo pondría al frente del gobierno venezolano.

Finalmente había llegado la tercera vía, un candidato que no era ni de AD ni de COPEI, un hombre joven, sin cuna de oro, que ofrecía y prometía justo lo que el pueblo necesitaba: justicia social, políticas anticorrupción, igualdad de oportunidades, soberanía, diversificación de la economía, entre otros.

Tras todo este proceso somos muchos los que nos seguimos haciendo preguntas como las siguientes:

¿Puede un país ser cegado por sus anhelos de cambio y mejora? ¿Acaso en algún escenario es justificable tomar el poder por la fuerza? ¿No habría que estar prevenidos ante el deseo de poder de quienes nos ofrecen, a toda costa, eso que tanto pedimos?

En Colombia

Tres décadas después del Caracazo, llegando a mitad del 2021, ante el aumento de la Deuda Externa Colombiana y ante un importante déficit fiscal, el gobierno del Presidente Iván Duque decide tomar medidas tributarias de gran impacto que no han sido bien recibidas por los colombianos.

Esto ha generado oleadas de manifestaciones pacíficas y violentas a nivel nacional, saqueos, robos, asesinatos, presuntas violaciones de DDHH, un escenario muy similar al de la Venezuela del 89.

Hoy hablan las calles de Colombia, voces de protesta se escuchan en todo el territorio nacional, gritos ahogados de un pueblo que clama por justicia, seguridad, empleo, igualdad social y que exige el cese de la corrupción de los gobernantes “de siempre”.

Sin embargo, de cara a unas próximas elecciones presidenciales y en un escenario de peligrosa polarización surgen algunas interrogantes:

¿Estarán los colombianos preparados para elegir un gobernante que represente sus intereses, desde la sensatez? ¿Las necesidades no satisfechas de un pueblo se convertirán en la bandera de un candidato que haga renacer a Colombia o por el contrario, de uno que sea su verdugo?

Han pasado 30 años desde la situación en Venezuela y ahora Colombia vive un escenario muy similar, lo que nos lleva a pensar si Colombia será una Venezuela en poco tiempo o si por el contrario no tendrá la misma “suerte” de Venezuela.

*Abogada graduada en la Universidad Central de Venezuela. Residente en Pereira.

Most Popular

Recent Comments

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: