Connect with us

Colombia

“Las EPS no hicieron las capitalizaciones”: Acesi

Published

on

Después del informe de la Contraloría General de la República, revelado por diversos medios de comunicación, en donde apenas cinco EPS (Salud Total EPS, Sura EPS, Comfachocó, Capresoca y EPM Salud) podrían operar en el país, el resto no estarían cumpliendo con indicadores mínimos de margen de solvencia; tampoco con la provisión ni con el régimen de inversión de las reservas técnicas.

Y para completar, todas las 26 empresas promotoras de salud acumulan una deuda de $25 billones a IPS públicas y privadas, al igual que a proveedores, el sistema se puso de cabeza.

¿Y cómo las cosas llegaron hasta allí?

La directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana Empresas Sociales del Estado y de Hospitales Públicos, ACESI, Olga Lucía Zuluaga Rodríguez, enfatizó que el país no puede olvidar la génesis de esta gran tragedia financiera.

“Hay que recordar que el ministro de Salud de entonces, Alejandro Gaviria Uribe, quien hoy funge como uno de los grandes enemigos de la Reforma a la Salud que cursa en el Congreso de la República, fue quien a través de los Decretos 2702 de 2014 y 2117 de 2016, denominados -Unificación de Solvencia Financiera de las EPS-, flexibilizó las condiciones a las entidades promotoras de salud del Régimen Subsidiado y Contributivo. Impuso y después amplió el plazo para su recuperación de siete a diez años, con el fin de generar mayores plazos para que cumplieran con sus obligaciones financieras, pero eso jamás ocurrió”, explicó.

Por muchas razones, esas EPS no capitalizaron y sus números viajaron durante la década pasada, en una montaña rusa de rojos a negros y nuevamente a rojos. Los recursos de capitalización, nunca llegaron y más bien los dineros girados por el estado en varias entidades fueron a parar a la integración vertical de sus mismos grupos empresariales o incluso, para el exterior, como ya se ha establecido en algunos casos de EPS liquidadas, en liquidación e intervenidas.

La vocera gremial indicó que si al gobierno actual le resta por pagarle a esas empresas $3 billones para quedar al día, vale la pena reflexionar ¿qué pasará con el resto del dinero y por qué gobiernos pasados dejaron crecer de tal manera las deudas y condiciones financieras de estas instituciones? “Por otro lado, es de resaltar que todos los programas de reorganización financiera no han servido, por lo que con seguridad todas o casi todas serían liquidadas. Como consecuencia: los recursos que se adeudan esas EPS a todos los prestadores de servicios de salud, como ha ocurrido en casos anteriores, no responden por los servicios que fueron prestados a la población a su cargo, situación que hace perentorio el reconocimiento de esta deuda por el gobierno nacional y su pago, situación que sólo podrá ser posible con la aprobación de la reforma a la salud”, puntualizó.

Copyright © 2024 Desarrollado Por VSGTECH L.L.C